Publicado en Reservas Indígenas, Sin categoría

Reserva indígena : Guaymi

DSC_0131

Esta es la segunda ocasión en la que acompaño a Botas para Jesús en la noble tarea de un misionero. Dos médicos y dos enfermeras íbamos como parte de la brigada médica a prestar nuestros servicios en salud.

A las dos de la mañana del sábado comenzó la travesía cuando salí de casa. Luego de un viaje e 8 horas hacia la frontera con Panamá llegamos a nuestro destino : Altos de San Antonio, queda básicamente en un alto de una montaña que a pesar de que hay una carretera de lastre los carros apenas podían subir.

DSC_0119
Consultorios.

Atendimos un total de 83 personas la gran mayoría niños. La atención de la salud es muy dificultosa para ellos; los buses suben dos veces al día de un solo lugar y la mayoría de ellos viven dispersos en toda la montaña así que si desean acceder a un servicio de salud deben levantarse muy temprano y caminar hasta la parada a las 6 de la mañana para ir a Ciudad Neilly. Así que muchos se quedan rápidamente sin medicamentos, por lo tanto muchas de las consultas eran simplemente para aprovechar a abastecerse de medicamentos.

Entre las principales consultas estaban cuadros gripales, los comunes dolores artrósicos, micosis cutáneas, infecciones vaginales y algunos otros otros más diferentes como las consecuencias de faltas de nutrientes, masas palpables en pechos, enfermedades congénitas etc.

Pregunté por el colega chaman para darme cuenta que ellos no tenían chaman si acaso algunas personas que sabían algo de medicina natural pero nada muy complejo para si quiera llamarles curanderos.

DSC_0137
Con una hermosa niña indígena.

Esas experiencias son muy bonitas y para un médico extremadamente gratificante, no es lo mismo la consulta de un paciente de ciudad a uno de campo. Son pacientes humildes y sencillos y no buscan demandas ni buscan renegar de todo, son pacientes que solo buscan que los ayuden que los curen, se van más que contentos una pastilla de acetaminofen, no como en la ciudad que si la ACT no va con  codeína no se la toman y casi hay que rogarles para que se tomen los medicamentos.

La próxima aventura es de nuevo a Zapatón donde fui la primera vez, estoy ansiosa de volver a ver a los huetares.

 

-Médico de Vocación.